Una comunidad de residentes de la Sierra Nevada de Santa Marta abren las puertas de sus casas para acoger visitantes, mostrarles su día a día, sus actividades de producción y sus fincas llenas de tesoros culturales, gastronómicos y naturales.